Sesiones científicas del American College of Cardiology

Comentarios desactivados en Sesiones científicas del American College of Cardiology
HTA en el anciano

Tratamiento de la hipertensión en el anciano

Se trata de un terreno de debate con diferentes opiniones respecto de la presión arterial óptima y el fármaco de primera línea. En este Congreso, el Dr. Norman Kaplan (University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas, TX, USA), realizó una puesta al día del tratamiento de la hipertensión arterial en el anciano.

Epidemiología

La mayoría de las personas que nacieron a partir del año 2000 vivirán 100 o más años y la presión arterial sistólica (no la diastólica) aumenta con la edad, sin que se perciba una meseta. Un análisis del estudio Framingham, mostró que el 90% de las personas que eran normotensas a la edad de 55–65 años desarrollaron hipertensión durante los siguientes 20 años.

Características clínicas

Los ancianos tienen hipertensión arterial sistólica e hipotensión ortostática. Otras características son: ausencia del dipping nocturno de la presión arterial e hipotensión postprandial que se asocian todas ellas con mal pronóstico.

“En los ancianos debemos investigar la presencia de hipotensión ortostática en los pacientes hipertensos”, manifestó el Dr. Kaplan. Se les debe informar conceptos básicos: evitar la pérdida de líquidos, levantarse lentamente de la cama, mantener elevada la cabeza unos 15 grados en la cama, tomar desayuno liviano y usar medias largas elásticas.

Prevención del accidente cerebrovascular

La complicación más grave de la hipertensión arterial es el accidente cerebrovascular. Un metaanálisis de 147 estudios mostró el impacto relativo de diferentes antihipertensivos en la prevención de episodios coronarios y de accidente cerebrovascular. Si bien todas las clases de antihipertensivos fueron euqivalentes para prevenir el infarto de miocardio, había diferencias claras en la prevención del accidente cerebrovascular. Los beta bloqueantes resultaron ser menos eficaces mientras que los bloqueantes cálcicos y los diuréticos fueron más eficaces para prevenir el accidente cerebrovascular

Mecanismos de los bloqueantes cálcicos

Estos fármacos parecen ser especialmente eficaces para prevenir el accidente cerebrovascular porque reducen la presión arterial central, disminuyendo por lo tanto, la presión de la sangre que llega al cerebro.

Otro factor puede ser el efecto de los bloqueantes del calcio en las variaciones de la presión arterial sistólica.

Los diuréticos que no son del asa también suprimen las variaciones de la presión arterial, aunque lo hacen en menor grado. En cambio, los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, los bloqueantes de los receptores de la angiotensina y los beta-bloqueantes, aumentan la variabilidad de la presión arterial.

Prevención de la morbimortalidad

Además de la prevención del accidente cerebrovascular, los antihipertensivos tienen otros beneficios en los ancianos. En los pacientes de ≥ 80 años, estos fármacos reducen cualquier causa de mortalidad en el 21%, de mortalidad cardiovascular en el 23% y de insuficiencia cardíaca en el 64%, en relación con el placebo.
“Es adecuado mantener un valor de presión arterial de 150/70 mm Hg en los ancianos. La reducción exagerada de la presión arterial, restringe la perfusión coronaria con consecuencias catastróficas”, manifestó el Dr. Kaplan.

Referencias

1. Burt VL, Whelton P, Roccella EJ, et al. Prevalence of hypertension in the US adult population. Results from the Third National Health and Nutrition Examination Survey, 1988-1991. Hypertension 1995;25:305–313.

2. Vasan RS, Beiser A, Seshadri S, et al. Residual lifetime risk for developing hypertension in middle-aged women and men: the Framingham Heart Study. JAMA 2002;287:1003-1010.

3. Fagard RH, De Cort P. Orthostatic hypotension is a more robust predictor of cardiovascular events than nighttime reverse dipping in elderly. Hypertension 2010;56:56–61.

4. Law MR, Morris JK, Wald NJ. Use of blood pressure lowering drugs in the prevention of cardiovascular disease: meta-analysis of 147 randomised trials in the context of expectations from prospective epidemiological studies. BMJ 2009;338:b1665.

5. Collier DJ, Poulter NR, Dahlöf B, et al. Impact of amlodipine-based therapy among older and younger patients in the Anglo-Scandinavian Cardiac Outcomes Trial-Blood Pressure Lowering Arm (ASCOT-BPLA). J Hypertens 2006;29:583–591.

6. The CAFE Investigators, for the Anglo-Scandinavian Cardiac Outcomes (ASCOT) Investigators. Differential impact of blood pressure-lowering drugs on central aortic pressure and clinical outcomes: principal results of the Conduit Artery Function Evaluation (CAFE) study. Circulation 2006;113:1213–1225.

7. Rothwell PM. Limitations of the usual blood-pressure hypothesis and importance of variability, instability, and episodic hypertension. Lancet 2010;375:938–948.

8. Webb AJ, Fischer U, Mehta Z, Rothwell PM. Effects of antihypertensive-drug class on interindividual variation in blood pressure and risk of stroke: a systematic review and meta-analysis. Lancet 2010;375:906–915.

9. Beckett NS, Peters R, Fletcher AE, et al. Treatment of hypertension in patients 80 years of age or older. N Engl J Med 2008;358:1887–1898.

10. Bejan-Angoulvant T, Saadatian-Elahi M, Wright JM, et al. Treatment of hypertension in patients 80 years and older: the lower the better? A meta-analysis of randomized controlled trials. J Hypertens 2010;28:1366–1372.

Comentarios fueron cerrados.